viernes, 19 de agosto de 2016

martes, 2 de agosto de 2016

lunes, 25 de abril de 2016


20 años de amor por la raza


Hace 20 años que me dedico a la cría del Boyero de Berna en nuestro país. Aunque a muchos le parezca que 20 años es poco en la evolución de una raza canina, es muchísimo para la Argentina, ya que los primeros ejemplares arribaron hace sólo unas dos décadas al país. Esos perros, afortunadamente de excelentes condiciones, fueron los que iniciaron la reproducción en nuestro medio. Por supuesto que a medida que se fue divulgando la raza, que llamaba la atención por su atractiva belleza y sus dotes de buen temperamento, se importaron nuevos ejemplares que hicieron, y siguen haciendo, su aporte genético y sanguíneo al desarrollo de la raza Boyero de Berna. Es probable que alguien haya traído con anterioridad algún Boyero del exterior, como perro de compañía, pero al no presentarlo en exposiciones, carecemos de referencias sobre los mismos. Me consta, por ejemplo, que el señor Alejandro Soldati trajo de Suiza hace más de treinta años uno de los primeros Boyeros de Berna. Mi primer contacto con un Boyero lo viví en Suiza, cuando un enorme y hermoso perro tricolor, de una raza que desconocía, se me acercó en la plaza y se quedó a mi lado esperando una caricia. Desde que conocí el primer Boyero, me enamoré del temperamento afectuoso y del aspecto atractivo que los caracteriza. [